Saltar al contenido
Experiencias Viajeras

Basílica de San Clemente en Roma, tres templos en uno

 

La Basílica de San Clemente está ubicada a unos 500 metros del Coliseo en Roma.

También se encuentra a menos de 800 metros de la Basílica de San Juan de Letrán y la Basílica de San Pedro Encadenado, respectivamente.

Fue construida en el siglo XII y está dedicada al Papa San Clemente I, que fue martirizado.

A simple vista no tiene nada especial y en sí misma no sería una de las iglesias a visitar entre las casi 1.000 iglesias que hay en la Ciudad Eterna.

¿Entonces que la hace tan especial?

 

Los tres templos de la Basílica de San Clemente en Roma

Visitar la Basílica de San Clemente nos permite realizar un viaje arqueológico por la historia del cristianismo en Roma.

En 1857 el prior dominico irlandés Mullooly, realizó unas excavaciones arqueológicas bajo la Basílica y lo que descubrió fue toda una sorpresa…

La Basílica de San Clemente está construida sobre otra basílica del siglo IV, que a su vez está construida sobre un templo romano y una casa romana del siglo I.

¡Y los tres pisos se pueden visitar!

 

Qué ver y visitar en el interior de la Basílica de San Clemente en Roma

Cuando entras en la Basílica de San Clemente, te sientes como en cualquier otra iglesia. Es imposible imaginarse el apasionante viaje por la historia que se esconde debajo.

Aunque el recorrido habitual es hacerlo de arriba abajo, es decir, retrocediendo en el tiempo y en la profundidad, vamos a ir por orden cronológico:

 

Escaleras que nos hacen viajar por la historia cristiana de Roma
Escaleras que nos hacen viajar por la historia cristiana de Roma

 

El tercer piso de la Basílica de San Clemente: La Domus romana y el templo a Mitra

En el siglo I en este lugar se encontraba la mansión romana del senador Tito Flavio Clemente. Más tarde martirizado.

En la casa se celebraban reuniones cristianas secretas, ya que en aquella época el cristianismo estaba prohibido.

Después, en el siglo II, en el mismo patio de la casa se construyó un Templo dedicado a Mitra (Dios persa, exclusivamente masculino).

A veinte metros de profundidad bajo la Basílica de San Clemente se puede recorrer el Templo de Mitra, donde estaba el Mitreo, una sala usada para banquetes rituales. Se pueden ver los triclinios de piedra a ambos lados del altar.

Y también, las antiguas viviendas romanas. En una de las habitaciones se puede ver correr el agua que circula a través de la Cloaca Máxima.

 

Templo del culto de Mitra en la Basílica de San Clemente
Templo del culto de Mitra

 

El segundo piso de la Basílica de San Clemente: La Basílica paleocristiana

Bajando por las escaleras de la sacristía de la actual Basílica de San Clemente, llegamos a la Basílica paleocristiana dedicada al mismo Clemente.

Es increíble como bajando solo unos peldaños, entremos en un lugar frío y húmedo que nos retrotrae siglos atrás.

Viajamos al año 313, cuando tras el fin de la persecución cristiana, sobre la domus o casa de Tito Flavio Clemente, se construyó la primera Basílica de San Clemente en el siglo IV.

Su construcción la impulsó el Papa Siricio.

Pero la iglesia sufrió grandes daños durante los saqueos de los normandos en el año 1084, por lo que quedó abandonada y sepultada.

A pesar de ello, la basílica está muy bien conservada y se pueden ver en sus tres naves los frescos en los que se narra la vida de San Clemente, los mosaicos del suelo, un sarcófago y un altar con el ancla.

El ancla rememora la leyenda de San Clemente, que fue martirizado arrojándolo al mar muerto con un ancla atado a su cuerpo.

 

El altar con el ancla, en la Basílica de San Clemente
El altar con el ancla, en la Basílica paleocristiana del siglo IV

 

El primer piso de la Basílica de San Clemente: La Basílica actual

En el año 1108 el Papa Pascual II construyó la Basílica actual de San Clemente, sobre la anterior Basílica paleocristiana.

 

Interior de la Basílica de San Clemente
Interior de la Basílica de San Clemente (imagen Wikipedia)

 

La Basílica consta de tres naves en las que destacan:

  • Los suelos cosmatescos.
  • La Schola Cantorum en el centro.
  • Un candelabro pascual del siglo XII recubierto con brillantes mosaicos de los Cosmati.
  • El espectacular mosaico del ábside, el Triunfo de la Cruz.
  • La Capilla de Santa Caterina con frescos pintados por Masolino da Panicale en 1431.

 

Mosaico del ábside la Basílica de San Clemente
Mosaico del ábside, Triunfo de la Cruz

 

¿Cuánto tiempo se necesita para visitar los tres templos de la Basílica de San Clemente en Roma?

Para poder ver los tres niveles que hay en la Basílica de San Clemente tardarás aproximadamente unos 50 minutos.

 

Una buena idea es realizar alguno de estos cómodos tours para visitar la Basílica de San Clemente y algunos lugares más:

 

 

La relevancia arqueológica de la Basílica de San Clemente es tremenda. Es una constatación histórica de la vida religiosa en Roma desde la clandestinidad de la era cristiana hasta la Edad Media.

Como si de una máquina del tiempo se tratara, bajando cada tramo de escaleras podemos retroceder varios siglos en la historia del cristianismo.

Podría ser el argumento de un libro fantasioso de Julio Verne, pero es completamente real.

¡Y nosotros tenemos el privilegio de vivirlo!

 


Información práctica de la Basílica de San Clemente en Roma

 

Ubicación

Via Labicana, 95

Horario

De lunes a sábado de 9 a 12.30 y de 15 a 18 h

Domingos de 12 a 18 h

No se permiten visitas turísticas durante las misas. Tenlo en cuenta sobre todo los domingos por la mañana.

Precio de la entrada

Entrada libre.

Excavaciones: adultos 10€

Estudiantes: 5€

Menores de 16 años gratis.

Cómo llegar

Metro: Colosseo, línea B (azul)

Bus turístico: Parada Colosseo

 

 

 

¿Vas a viajar a Roma por libre?

Organiza tu escapada de turismo con la información de nuestro blog de viajes de Roma

 

¿Qué te ha parecido la aventura de viajar en el tiempo por los diferentes niveles de la Basílica de San Clemente? ¿Qué tal tu Experiencia Viajera en Roma?

 

 

EnglishFrançaisDeutschItalianoEspañol
Ajustes